CENTROS DE ENERGÍA Y RAZAS

EXTRAÍDO DE ASTROLOGÍA ESOTÉRICA

ALICE A. BAILEY- MAESTRO TIBETANO


 

 

3. Los Triángulos y los Centros.

Debe recordarse que todas las influencias que hacen impacto sobre el individuo o la humanidad, pasan por intermedio de los centros planetarios, o son trasmitidas por cualesquiera de ellos. Poco he dicho acerca de estos centros, excepto referirme a los tres principales que llamamos

Shamballa,

Jerarquía y

Humanidad.

Son conocidos como:

 

 

 

I. Shamballa

Poder. Propósito.

Centro coronario planetario.

Voluntad rectora.

 


II. Jerarquía

Amor-Sabiduría

Centro cardíaco planetario.

Amor dirigido.


III. Humanidad

Inteligencia.

Centro ajna planetario.

Mente dirigida.

 

Quedan por considerar otros cuatro:

el centro laríngeo, el centro plexo solar, el centro sacro y el centro en la base de la columna vertebral planetarios.

 

 

En la vida logoica planetaria -como en el caso del hombre individual, el microcosmos del Macrocosmos- ciertos centros han despertado más que otros y vibran al unísono, más plenamente que otros, impulsados por el sistema.

 

En el caso del Logos planetario de nuestra pequeña esfera, los centros coronario, ajna, cardíaco, laríngeo y plexo solar, son los cinco puntos focales de energía que están muy activos y vibrantes.

 

El centro sacro va quedando lentamente debajo del umbral de la conciencia logoica, mientras que el centro de la base de la columna vertebral está práctica y totalmente pasivo, excepto en relación con sus efectos pránicos sobre la vida-forma, engendrando la voluntad de vivir, el anhelo de sobrevivir y la vitalización de las formas.

 

Estos hechos darán una idea de nuestra categoría planetaria en la gran familia del sol central, e indica por qué nuestro planeta no es sagrado.

 

Ningún planeta es sagrado a no ser que el centro en la base de la columna vertebral (hablando simbólicamente) esté despierto y se haya efectuado la resultante gran fusión de energías.

 

Me refiero a este ciclo mundial y período particulares y al estado en que se encuentran los asuntos en la actual quinta raza raíz o Aria.

 

 

Los que han estudiado mis libros y La Doctrina Secreta deben recordar que cualquier contradicción que pueda aparecer, sólo existe respecto al factor tiempo; cuando este factor sea debidamente comprendido y el estudiante sepa a que ciclo específico debe aplicar la información, desaparecerán éstas aparentes inexactitudes.

 

Lo que es verdad respecto a la humanidad, por ejemplo, en la tercera raza raíz, podrá no serlo en la quinta raza raíz.

 

Por lo tanto, lo único que puede hacerse es estudiar y relacionar, reflexionar y aplicar la Ley de Analogía, sabiendo que a medida que la conciencia del iniciado entrenado se expande y es más incluyente y reemplaza a la actual percepción humana, estos debatidos puntos quedarán esclarecidos, asumirán una verdadera consistencia y desaparecerán las contradicciones.

 

 

El centro planetario que corresponde al de la base de la columna vertebral en el ser humano, no será despertado hasta la séptima raza raíz, y eso sucederá sólo cuando quede establecida la correcta relación entre el centro sacro planetario (relacionado con el tercer reino de la naturaleza, el reino animal) y el centro laríngeo planetario, funcionando adecuadamente y al unísono.

 

 

En el primer tomo de este tratado algo se insinuó sobre estos centros planetarios y los rayos de energía que afluyen a través de ellos, a los que quisiera referirme aquí porque están relacionados con la Ciencia de los Triángulos.

 

Deben observar, por lo tanto, que los tres reinos inferiores de la naturaleza constituyen en sí mismos un triángulo de fuerza y son esencialmente reflejo de un triángulo planetario determinado.

 

Sería conveniente clasificar en forma breve algunas de estas principales inferencias -pues sólo son hoy inferencias y nada más.

 

Aquí hay algo de verdadero interés. He dicho que la Humanidad es la analogía, en la Vida planetaria, del centro ajna individual.

 

Anteriormente he expresado que el quinto Rayo de Conocimiento Concreto está relacionado con el centro ajna y, por lo tanto, en el ciclo mundial actual, tenemos:

 

 

La Humanidad ...

centro ajna planetario.


5to. Rayo de Conocimiento

5ta. raza raíz.

 

 

Por lo tanto, cinco centros van despertándose rápidamente en el hombre. Estas relaciones se comprueban recíprocamente, pero sólo cuando son consideradas en relación con el ciclo mayor.

 

En una época la humanidad fue la analogía del plexo solar planetario, y algún día cambiará el foco de su receptividad al centro cardiaco planetario;

 

cuando esto tenga lugar, también la Jerarquía cambiará su foco de receptividad dentro de la esfera de influencia de Shamballa.

 

La presencia del loto de doce pétalos en el centro más elevado de la cabeza (el punto de relación entre el centro cardíaco y el alma en su propio plano) garantiza este cambio. En consecuencia, deben tenerse presentes las relaciones siguientes:

 

 

I. Centro coronario

Shamballa

1er. Rayo

1era y 7ma. razas

Voluntad; la meta.

Energía de la Vida.

Síntesis
Siete centros despiertos y activos.

 

 

En la primera raza raíz viven y vibran tenuemente.

En la séptima raza raíz están plenamente despiertos.

 

 

 

 

II. Centro cardíaco

Jerarquía

2do. Rayo

6ta. raza raíz

Amor; la meta.


Enegía de la Identificación.

Realización de la fusión.


Seis centros activos.


El punto focal de la conciencia egoica divina.


El quinto reino. El reino de Dios

 

 

 

 

III. Centro ajna

Humanidad

5to. Rayo.

5ta. raza raíz.

Intuición; la meta.


Energia de la Iniciación.

EL desarrollo de la inclusividad.


Cinco centros que despiertan rápidamente


El punto focal de la personalidad.


El reino humano, el cuarto reino de la naturaleza.

 

 

 

 

IV. Centro laríngeo

Animal

3er. rayo

3ra. raza raiz

Intelecto; la meta

Enegía de la iluminación.

Creación de la luz.

Cuatro centros activos.


El punto focal de la conciencia instintiva.


El tercer reino de la naturaleza.

 

 

 

 

V. Plexo Solar

Vegetal

6to. Rayo.

4ta. raza raíz.

Instinto; la meta.


Energía de la aspiración.

Desarrollo de la sensibilidad.


Tres centros activos


El punto focal de respuesta síquica.


El segundo reino de la naturaleza.

 

 

 

VI. Centro sacro

Evolución Dévica.

7mo. Rayo.

2da. raza raíz.

Respuesta; la meta.


Energía del magnetismo. Poder para construir.


Dos centros activos: cardíaco y sacro.

 


El punto focal de la respuesta vibratorio al “ojo de Dios”.

 

 

 

 

VII. Base de la columna vertebral

Mineral .

4to. Rayo.

7ma. raza raíz

Síntesis; la meta.


Energía de la Síntesis fundamental.

Consumación.


Todos los centos funcionan como uno.


El punto focal de la evolución.


Primer reino de la naturaleza.

 

 

 

Esta clasificación puede servir para aclarar algo más el actual plan general, o anteproyecto del desarrollo evolutivo de la conciencia. Otros desarrollos prosiguen simultáneamente, tal como el de la respuesta del aspecto forma y la evolución de los devas o ángeles, que va paralela a la humana y a la cual me he referido en el Tratado sobre Fuego Cósmico. Un tercer gran esquema de la evolución se está llevando a cabo y sólo puedo referirme a él como desarrollo del propósito divino en su propio plano, sobre esto la humanidad no tiene todavía ni la más mínima idea, porque su conciencia se halla aún sujeta a las limitaciones de su propio reino de la naturaleza; la Jerarquía está tratando de responder a esta forma de energía.

 

 

 

 

MAESTRO TIBETANO

 

 


REVISTA  NIVEL 2   EN FACEBOOK


 

 


 


ENLACES A OTRAS PÁGINAS


 



Descargas gratuitas

 


SarSas

EL CAMINO DEL MAGO (Salvador Navarro-Quintín)


 

 

Ensayo

 




 

Poesía

 

Atrapando la luz




 

Novela

 



De amor y de odio