La educación en la nueva Era

Por el Maestro Tibetano Djwhal Khul

(Alice A. Bailey)

CAPÍTULO I

EL OBJETIVO DE LA NUEVA EDUCACIÓN


INTRODUCCIÓN

La presente obra abarca tres aspectos distintos del tema general: los nuevos métodos y conceptos educativos del futuro. El objetivo de la nueva educación consiste en dilucidar el desarrollo cultural de la raza y considerar el próximo paso que debe darse para el desarrollo mental de la humanidad. Si la enseñanza es verdadera debe estar a tono con el pasado, proporcionar un campo de realización en el presente y ofrecer mayor iluminación a quienes han logrado o están logrando los objetivos aquí expuestos. Debe señalar un futuro espiritual. Esto es lo que se necesita ahora.

La palabra "espiritual" no se refiere a los asuntos religiosos. Toda actividad que impele al ser humano hacia algún tipo de desarrollo –físico, emocional, mental, intuitivo, social–, si es para salir de su actual estado, es esencialmente de naturaleza espiritual, e indica la vivencia del ente divino interno. El espíritu del hombre es inmortal, perdura eternamente, progresa gradualmente etapa tras etapa en el Sendero de evolución, desarrollando firme y sucesivamente los aspectos y atributos divinos.

Los tres puntos de nuestro tema general son:
1. La Técnica de la Educación del Futuro.
2. La Ciencia del Antakarana. Concierne al método de eliminar la brecha que existe en la conciencia del hombre entre el mundo de la experiencia humana común, el triple mundo del funcionamiento físico, emocional y mental, y los planos superiores de los llamados desarrollos espirituales, el mundo de las ideas, de la percepción intuitiva y de la comprensión y la visión interna espiritual.
3. Los Métodos para la Construcción del Antakarana conducen a vencer las limitaciones físicas y psicológicas que restringen la libre expresión de la ingénita divinidad en el hombre. En este libro solamente podemos preparar el terreno para este tercer punto, porque el tema implica prácticas avanzadas de meditación que deben ser encaradas gradualmente. En otros me he ocupado de la meditación.

Cabría formularse la siguiente pregunta, ¿por qué es de valor dedicar tiempo a lo que pertenece aún al futuro? Responderé haciéndoles recordar que "como el hombre piensa, así es él". Este es un axioma o una verdad común en el esoterismo. Por consiguiente, lo que es verdad respecto al individuo, lo es también para el grupo, y así como un grupo piensa, así reaccionará eventualmente. A medida que las ondas mentales del grupo penetran en la atmósfera mental de la humanidad, los hombres reciben las impresiones y se inician con mayor facilidad los nuevos modos de vida y desarrollo. Aquí sólo trato de darles algunas breves y generales ideas que servirán para indicar la dirección de mi pensamiento y el propósito que persigo. Quizá la forma más fácil de hacerlo sería formular ciertas proposiciones interesantes que pudieran aportar iluminación.

I. La educación, hasta el presente, se ha ocupado del arte de sintetizar el pasado, de las conquistas logradas en todos los sectores del pensamiento humano y de las realizaciones obtenidas hasta ahora por el conocimiento humano y, además, por las ciencias que han evolucionado en el pasado. En principio mira hacia atrás y no hacia el futuro. Les recordaré que estoy generalizando, y que existen muchas y notablemente pequeñas excepciones a esta actitud.

II. La educación se ha preocupado principalmente de organizar la mente inferior, y la capacidad mental del niño ha sido mayormente medida de acuerdo a cómo reacciona, ante el cúmulo de informaciones (en lo que a la educación concierne), a los datos recopilados y relacionados, impartidos secuencialmente, extractados y arreglados con el fin de equipar al niño y competir con el conocimiento de otros.

III. La educación, hasta la fecha, ha consistido en su mayor parte, en el entrenamiento de la memoria, aunque actualmente se reconoce que esta actitud debe terminar. El niño ha tenido que asimilar hechos que la raza cree que son veraces y comprobados y considerados adecuados en el pasado. Cada época tiene una norma distinta para dictaminar lo que cree que es apropiado. La era pisciana se ocupó del esfuerzo por alcanzar el ideal presentido. De allí que tengamos una historia que enseña los métodos por los cuales las tribus adquirieron estado de nación, mediante la agresión, la guerra y la conquista. Esto indica lo realizado por la raza.

La geografía se ha basado en una reacción similar, ante la idea de expansión, y a través de ella el niño aprende cómo los hombres, impulsados por las necesidades económicas y por las de otra naturaleza, conquistaron territorios y anexaron tierras. Esto también fue considerado, en verdad, una conquista racial. A las diversas ramas de la ciencia se las considera como continuadoras de la conquista de territorios, lo cual se proclama también como realización racial. Las conquistas de la ciencia, las conquistas de las naciones y las conquistas de los territorios, indican el método empleado en la era pisciana, con su idealismo, militancia y separativismos en los campos religioso, político y económico. Pero la era de la síntesis, del inclusivismo y de la comprensión, está sobre nosotros, y la nueva educación de la era acuariana debe comenzar a penetrar muy suavemente en el aura humana.

IV. La educación es algo más que el entrenamiento de la memoria y la información suministrada al niño o al estudiante, respecto al pasado y sus realizaciones. Dichos factores ocupan su lugar, pero el pasado debe ser comprendido y estudiado, porque de éste debe surgir lo nuevo, su nueva flor y su nuevo fruto. La educación abarca algo más que la investigación de un tema y la formulación de las consiguientes conclusiones que llevan a hipótesis, que a su vez conducen a mayores investigaciones y conclusiones. Es algo más que un sincero esfuerzo para que un niño y un adulto lleguen a ser buenos ciudadanos y padres inteligentes en vez de una carga para el Estado.

La educación tiene una aplicación mucho más amplia que la de formar seres humanos que sean un "activo" o un "pasivo" comercial. Posee otro objetivo; proporciona una vida agradable y capacita a los hombres y mujeres para que adquieran una cultura que les permita participar e interesarse en los tres mundos de los asuntos humanos. Además de todo lo antedicho debería suministrar mucho más.

V. La educación tiene tres grandes objetivos desde el punto de vista del progreso humano:

Primero, como lo habrán podido captar, la educación debe hacer del hombre un ciudadano inteligente, un padre sensato y una personalidad controlada; debe capacitarlo para que desempeñe su parte en el trabajo mundial, adaptarlo a que viva en paz y armonía y que ayude a sus semejantes.

Segundo, debe permitirle eliminar la brecha que existe entre los diversos aspectos de su naturaleza mental. Aquí reside el principal énfasis puesto en las instrucciones que tengo la intención de impartir.

La filosofía esotérica enseña, como bien saben, que en el plano mental hay tres aspectos de la mente, o esa criatura mental que llamamos hombre, tres aspectos que constituyen la parte más importante de su naturaleza:

1. Su mente concreta inferior, el principio razonador. Éste es el aspecto del hombre que nuestros procesos educativos pretenden tratar.


2. El Hijo de la Mente que llamamos yo o alma. Es el principio inteligencia y se lo denomina con diversos nombres en la literatura esotérica, tales como Ángel Solar, Agnishvattas, principio crístico, etc. La religión pretende haberse ocupado de esto en el pasado.


3. La mente abstracta superior, custodia las ideas y aquello que lleva iluminación a la mente inferior, cuando ella está en contacto con el alma. Con este mundo de ideas ha pretendido tratar la filosofía.

Podemos denominar estos tres aspectos:


La mente receptiva, de la cual se ocupan los psicólogos.


La mente individualizada, el Hijo de la Mente.


La mente iluminadora, la mente superior.

Tercero, la brecha que existe entre la mente inferior y el alma, tiene que ser eliminada mediante un puente. En forma curiosa la humanidad siempre lo ha comprendido así y por lo tanto ha hablado de "obtener unidad“, "realizar la unificación" o "alcanzar el alineamiento". Éstos son todos intentos de expresar esa verdad que ha sido intuitivamente comprendida.

VI. La educación también debería ocuparse, durante la nueva era, de eliminar la brecha que existe entre los tres aspectos de la naturaleza mental: el alma y la mente inferior, estableciendo así la unificación entre el alma y la personalidad, y entre la mente inferior, el alma y la mente superior. La raza está preparada para esto y, por primera vez en la existencia humana, el trabajo de unión puede progresar en una escala relativamente amplia. No necesito extenderme sobre el particular porque concierne a los tecnicismos de la Sabiduría Antigua, a lo cual me he referido ampliamente en otros libros.

VII. La educación es por lo tanto la Ciencia del Antakarana, Ciencia y término que constituyen la forma esotérica de expresar la veracidad de erigir dicho puente. El antakarana es el puente que el hombre construye –mediante la meditación, la comprensión y el trabajo creador y mágico del alma– entre los tres aspectos de su naturaleza mental. En consecuencia los objetivos primordiales de la educación del futuro serán:

1. Establecer el alineamiento entre la mente y el cerebro, mediante la correcta comprensión de la constitución interna del hombre, particularmente del cuerpo etérico y los centros de fuerza.


2. Erigir un puente entre el cerebro, la mente y el alma, para obtener una personalidad integrada, como la expresión del constante desarrollo del alma que mora internamente.


3. Construir el puente entre la mente inferior, el alma y la mente, superior, a fin de alcanzar la iluminación de la personalidad.

 

VIII. La verdadera educación es en consecuencia la ciencia que vincula, primero, las partes integrantes del hombre, y a éste con su medio circundante, y después con el todo mayor donde tiene que desempeñar su parte.

Todo aspecto considerado como inferior, será siempre la expresión del próximo aspecto superior. En esta frase he expresado una verdad fundamental que además de incorporar el objetivo, indica el problema que tienen por delante todos aquellos que se interesan por la educación. El problema consiste en determinar correctamente el centro o foco de atención del hombre y en precisar dónde está centrada principalmente la conciencia. Por lo tanto, él debe entrenarse de tal modo que sea posible trasladar ese enfoque a un vehículo superior. Podemos expresar esa idea en forma análogamente veraz, si decimos que el vehículo, que aparentemente parece ser de gran importancia, puede y deberá llegar a ser de secundaria importancia, a medida que se convierte simplemente en el instrumento de lo que es superior a él.

Si el cuerpo astral (emocional) es el centro de la vida de la personalidad, el objetivo del proceso educativo impuesto al sujeto consistirá en hacer de la naturaleza mental el factor predominante; entonces el cuerpo astral controlado por la mente es sensible y se convierte en aquello que lo impresiona en el medio ambiente.

Si la mente es el centro de atención de la personalidad, la actividad del alma debe llevarse a su más plena expresión, y así avanza constantemente el trabajo, y progresa de un punto a otro hasta alcanzar el último peldaño de la escala.

Debe observarse que esta exégesis de la mente y la necesaria construcción del puente, sólo es la demostración práctica de la verdad del aforismo ocultista que dice: "Antes de que el hombre pueda hollar el sendero, debe convertirse en el Sendero mismo". El Antakarana es simbólicamente el Sendero. Ésta es una de las paradojas de la ciencia esotérica. Paso a paso y etapa tras etapa construimos ese sendero, así como la araña teje su tela. "Ese camino de retorno“ realizado dentro de nosotros mismos, es el Camino que debemos descubrir y recorrer.



....
PUNTO DE VISTA DE LA PATERNIDAD
He comenzado el tema desde el punto de vista de la ciudadanía por dos razones bien definidas: primero, porque es una regla fundamental en esoterismo razonar siempre de lo universal a lo particular y, segundo, porque el tema de la ciudadanía, de la relación de la unidad con el todo y del individuo con el estado, es el tópico absorbente de los asuntos mundiales de hoy.

El periodismo , la radio y las actividades de gobierno se ocupan de este tema, que incluye ineludiblemente el problema total de la libertad individual y de la responsabilidad colectiva. La humanidad debe comprender y manifestar esta relación tan sutil y estar a tono con los principios subyacentes en toda la estructura humana y planetaria. Tal es la estructura de una Jerarquía omniabarcante. A pesar del razonamiento de las mentes humanas, esta Jerarquía existe, y se extiende desde el átomo de la sustancia, en las profundidades mismas de la manifestación, hasta la totalidad del sistema solar, expresando en su graduado ascenso todo tipo de conciencia, desde lo infinitésimamente pequeño hasta lo infinitamente grande. Consideramos un pequeño sector, muy pequeño por cierto, de la estructura jerárquica. Nuestro campo de investigación es el de la cuarta Jerarquía Creadora, que es la jerarquía de seres humanos; concierne a la relación de sus miembros dentro de su periferia jerárquica; se ocupa también del posible grado de existencia de los reinos subhumanos que están en un peldaño inferior en la escala de la existencia jerárquica, y de esa estructura jerárquica que se halla inmediatamente sobre lo humano en la escala del ser, el quinto reino, o reino espiritual, el reino de Dios.


El hombre definitivamente está vinculado a esa gran unidad jerárquica que llamamos reino animal, tercer reino de la naturaleza, por medio de sus cuerpos animal, etérico y astral. Está también vinculado con el reino de las almas, porque su propia alma es parte integrante de ese reino, así como su cuerpo físico es parte integrante del reino animal. El aspecto estricta y específicamente humano del hombre, es la mente o el cuerpo mental, órgano que relaciona a todas las razas humanas.


En conexión con nuestro tema, quisiera, sin embargo, que tuvieran en cuenta que "los hilos de una conciencia iluminada" que creamos infaliblemente, y que con el tiempo formarán el antakarana, deben tejerse entre todas y cada una de las unidades jerárquicas, y dentro del propio reino humano estas relaciones vinculadores y factores de unión unificadores, deben ser establecidos entre un ante y otro y entre un grupo y otro.


En las primeras etapas esto se ha efectuado en gran escala por la influencia de la cultura y de la civilización prevalecientes.


Por el impacto externo y por la influencia telepática se efectúa un cambio gradual y lento, porque en el comienzo del proceso evolutivo el desarrollo es tan lento que apenas se percibe. Sin embargo, los cambios subjetivos se forjan inevitablemente en la vida del individuo. A medida que la evolución progresa, el proceso es cada vez más rápido y, en la actualidad, en los denominados países civilizados, las zonas afectadas por la civilización se amplían rápidamente y los efectos culturales se profundizan también con la misma rapidez.
Al pensador moderno le resulta difícil concebir una época en la que no hubiera existido una conciencia fusionada, racial, na-cional o religiosa, tal como se expresa en el mundo actual. Hasta el ser más imaginativo es incapaz de visualizar un estado mental en que la conciencia fuera puramente instintiva, autocentrada, en sentido físico, e incapaz de registrar contactos más amplios que los de la pareja, del vástago y de las demandas de los apetitos físicos. Se ha intentado hacer un estudio de ese estado de conciencia, en conexión con la evolución de las tribus que hoy están desapareciendo rápidamente en el mundo moderno, pero hasta en eso resulta imposible considerar adecuadamente las impresiones e influencias sutiles que resultan del pensamiento unido y de la presión mental interna de la parte civilizada de la humanidad. El mundo de los hombres es paulatinamente cada vez más consciente de sí mismo y va diferenciándose claramente del animal y reconoce al mismo tiempo su relación con él. El estado de conciencia vinculado al reino de las almas comprende diversas escuelas psicológicas y se lo denomina oculto o místico.


Por lo tanto en relación con la conciencia de la humanidad, dividiremos el tema en tres partes:


1. Lo concerniente al mecanismo tangible, el cuerpo animal, y al mecanismo de respuesta, por el cual se hacen posibles los contactos objetivos y externos.


2. Lo que concierne a la vida interna o psicológica del hombre, que consiste principalmente en el deseo, la aspiración, la ambición y la actividad mental, y pueden manifestararse en su forma animal síquica mental o espiritual.


3. Lo que concierne a la vida espiritual del hombre y su relación con el mundo de las almas, que incluye incidentalmente la relación con su propia alma.


En el transcurso del tiempo, estos tres aspectos del desarrollo en el reino de la conciencia, han llevado a la humanidad a reconocer no sólo las relaciones personales internas del hombre mismo (conduciéndolo incidentalmente a la comprensión de su propio equipo físico, ppsicológico y mental), sino también han conducido al género humano a la comprensión de las diversas relaciones grupales humanas, de las cuales la primera y más importante, hasta ahora, ha sido la unidad grupal de la familia.

Es aquí donde se ha producido una de las principales diferenciaciones entre el estado de conciencia humano y el animal, por medio de la imposición divina de la Ley de la Necesidad, ley que ha dado la oportunidad de desarrollar en el hombre el sentido de responsabilidad hacia la familia. Cuando el ave o un animal puede valerse por sí mismo, físicamente, es separado de sus padres y librado a sus propios recursos. En el caso de la familia humana, la etapa del cuidado físico del niño, así como su desarrollo ppsicológico, se ha extendido cada vez más, hasta que el padre o la iglesia, la comunidad o el estado, se hacen responsables de él durante muchos años -el tiempo varía de acuerdo al país y la clase social.


Esto ha alterado totalmente el aspecto de las cosas y, por consiguiente, de lo primero que se da cuenta el niño, como individuo, es del grupo familiar, considerado como una unidad dentro le la comunidad. En esa relación grupal particular, a través de, las épocas (tanto simbólicamente como de hecho), se conservan v desarrollan los siguientes factores subyacentes en la estructura misma de la propia existencia presentados a la raza como algo esencialmente ideal:


1. El reconocimiento del estado jerárquico, que en última instancia es la relación existente entre lo menor y lo mayor, entre los más débiles y los más fuertes y entre los más experimentados y los menos experimentados. De aquí proviene el sentido de protección, que es la expresión de una de las formas del aspecto amor en el universo.


2. El reconocimiento de la responsabilidad, heredada, aplicada y aceptada. Esta es la relación entre los viejos y los jóvenes, los inteligentes y los ignorantes.De ahí la necesidad de dar una oportunidad para que se desarrolle el conocimiento.


3. El reconocimiento de la facultad de perdonar, que es o debería ser la expresión de la relación entre un ente y otro, dentro del grupo mayor, o entre un grupo y otro, dentro de un todo aún mayor. El perdón es esencialmente el proceso por el cual nos damos mutuamente en forma psíquica, y es una de las expresiones rudimentarias de la cualidad del autosacrificio, que a su vez es un aspecto de la naturaleza volitiva de la Deidad. No obstante hallarse relacionado con la vida monádica o volitiva, todavía es erróneamente comprendido o interpretado. Esta facultad es, en realidad, el sentido de síntesis o de identificación, "uno para todos y todos para uno". Actualmente este sentido va desarrollándose como nunca, pero se halla aún en estado tan embrionario que las palabras no pueden explicarlo. Esta facultad de perdonar no es una forma de olvido magnánimo o disimulo, tampoco un gesto de superioridad para borrar lo pasado. Es el aliento mismo de la vida, la dación de todo al todo.


4. El reconocimiento de la interacción grupal, dentro de la amplia relación mundial -en forma justa, armoniosa y rítmica. Es el sentido de las correctas relaciones realizadas conscientemente y desarrolladas armónicamente.


En el futuro período y bajo la influencia de la nueva educación, estos cuatro reconocimientos básicos se enseñarán e inculcarán a los niños en todas las escuelas y colegios. Así los principios enunciados regirán y desarrollarán el nuevo tipo de unidad familiar que inevitablemente vendrá a la existencia.


El grupo familiar (como todas las cosas humanas) ha participado de la general separatividad, de la egoísta e individual exclusividad aislada, basados en las diferencias de clases, tradición heredada, actitudes raciales y costumbres nacionales. Las familias (de cualquier clase y posición social) presentan ante el mundo un frente unido; los padres defienden a sus hijos y su posición y situación, con razón o sin ella; el orgullo de la familia, la tradición y el linaje es muy exagerado, interponiendo diferentes barreras que separan hoy a un hombre de otro, una familia de otra y un grupo de otro. Este aferramiento al pasado que mantiene la familia, es el principal factor responsable de la rebelión de la juventud moderna contra el control paterno, aunque otros factores -tales como la rebeldía contra la religión impuesta por la fuerza y las viejas y gastadas normas y filosofías- son igualmente responsables. Sin embargo, bajo el próximo orden mundial, los educadores prepararán a los jóvenes en las escuelas y colegios para que puedan participar activa y conscientemente en la vida grupal. Para esto los educadores tendrán que ser preparados a fin de que reconozcan los cuatro factores que he señalado como esenciales al progreso humano en esta época. Cuando éstos sean captados y practicados, producirán las necesarias correctas relaciones, y eventualmente un mundo armónico.

 

Jerarquía, responsabilidad, intercambio grupal, perdón o sacrificio son las cuatro categorías del reconocimiento que permitirá a cada persona desempeñar su parte y participar en la construcción del puente entre una persona y otra, entre un grupo y otro y entre una nación y otra, quedando así establecido el nuevo mundo donde serán reconocidas las relaciones de la comunidad, lo cual traerá oportunamente la civilización iluminada y amorosa, que será la característica de la era acuariana.

 


Estos cuatro conceptos fundamentales se hallan detrás de la Ciencia del Antakarana, de la Ciencia de la Meditación y de la Ciencia del Servicio. No deben interpretarse en forma sentimental, ni exponerse como se expresan las ideas en vigencia, sino interpretarse desde el punto de vista de la inteligencia entrenada y de una conciencia espiritualmente desarrollada.


La paternidad no debe ser contemplada como una función primordialmente animal o exclusivamente social o económica, según se la considera en líneas generales en la actualidad. Debe enseñarse cuidadosamente a establecer un hilo de luz, preparado o construido deliberadamente (como parte definida del antakarana mundial) entre el padre y el hijo, hasta en las etapas prenatales. De este modo se obtendrá una íntima armonía "en la luz", sin el indebido establecimiento de una autoridad y control mental.


Esta última frase demostrará cuán imposible ha sido hasta ahora acelerar la enseñanza de esta nueva ciencia del antakarana. Es posible hoy sentar las bases de esta nueva enseñanza, porque los jóvenes de todos los países están imponiendo a sus padres y maestros la idea de su decidida y esencial independencia. La rebelión de la juventud, a pesar de todos los desastres inmediatos e individuales, ha sido algo anhelado, y ha preparado el camino para el establecimiento de correctas y mejores relaciones, basadas en las premisas que he dejado sentadas.


Lo único que puedo hacer aquí es señalarles los fundamentos de la nueva educación, lo cual preparará a la juventud del mundo para las responsabilidades y deberes de la paternidad. Todo está relacionado con el problema sexual y también con el problema del estado y su control, en forma mucho más intensa de lo que generalmente es considerado. Son dos problemas que surgirán ahora en todo su significado, y a los cuales no puedo referirme aquí. La paternidad es el resultado, resultado inevitable, de la relación de dos cuerpos animales, y quisiera que reflexionaran -aunque en forma ineficaz- sobre las amplias implicaciones grupales de esta afirmación. La paternidad es lo que hace posible la creación de un Estado, de una nación o de un grupo, en lo que concierne a la manifestación, y aquí nuevamente la magnitud del problema es aplastante.

La paternidad tiene también una estrecha relación simbólica con la Jerarquía porque el ente familiar constituye su símbolo en la tierra, y es a través de dos hechos, de la relación sexual y del nacimiento físico, que la vasta Jerarquía de almas puede lograr la manifestación física y obtener la perfección espiritual en los tres mundos de la evolución humana.

 

Se podría (y este hecho debiera tenerse muy en cuenta) dividir la Jerarquía en dos grupos básicos:


1. Las almas que han alcanzado la perfección y lograron el estado de servidores divinos.


2. Las almas que están en proceso de evolución y pasan a través de períodos de continuas encarnaciones.


La idea de la gestación; del nacimiento y de las subsiguientes manifestaciones, corre como un hilo conductor en todo pensamiento esotérico. Los antiguos instructores de la raza, enviados por la Jerarquía de vez en cuando, emplearon siempre el simbolismo del proceso natural del nacimiento para ilustrar y aclarar la necesaria instrucción y sentar el fundamento espiritual de la verdad que llevará a la raza, en la era futura, a nueva formas y modos de pensar. Para el esotérico existe el proceso de nacer en la oscuridad de la encarnación física, que a su vez es el proceso preparatorio ordenado de antemano que conduce a nacer en la luz, a ser realizado en la luz, trayendo la exteriorización del cuerpo de luz. Este proceso continuo (porque en todas las épocas ha tenido lugar este nacimiento en la luz) producirá ese futuro mundo de luz que los procesos naturales de la evolución tienen como propósito revelar. Éste es el "segundo nacimiento" mencionado en el Nuevo Testamento, en que el hombre "nace de nuevo" en el mundo de luz y amor.


Desde el punto de vista de la nueva educación, estos nuevos conceptos gobernarán la actitud mental de los padres en la civilización venidera, y el adolescente a su vez deberá ser preparado para este fin. Lo que prevalece en esta época ea la errónea interpretación de los nuevos conceptos, por eso se insiste en la necesidad de aumentar la natalidad -en ciertos países y en todos loa países nacionalistas. Hoy nos ocupamos de la natalidad, su aumento o disminución, el cuidado de las madres y los hijos desde el período prenatal, y la educación de los padres. De todo esto surgirán, con el tiempo, nuevas ideas y actitudes que estarán a tono con la cultura y los conceptos del mundo futuro. Pero el motivo de este afán es actualmente erróneo. El impulso interno de considerar el problema total de la paternidad en forma nueva y mejor, es bueno. Los objetivos que se ofrecen a la raza no son, sin embargo, los más elevados ni los más deseables. La necesidad de la época producirá oportunamente cambios radicales en la consideración de la vida de la familia, de la paternidad y de la educación de los niños. Existe un núcleo que está preparando el camino -y podrá hacerlo si se efectúa un trabajo fiel, cuidadoso e inteligente.

TENDENCIAS QUE INDICAN DESARROLLOS FUTUROS

Como he dicho anteriormente, este tema de la paternidad y de la educación del niño, es demasiado extenso para que pueda discutirse amplia y satisfactoriamente en estas breves instrucciones, pero se pueden hacer algunas declaraciones que indiquen los desarrollos futuros y señalen dónde puede realizarse el cambio de actitud.

Las enumeraré:


1. En el futuro no se pondrá el énfasis en concebir vástagos y crear familias numerosas, sino en formar calidad e inteligencia. Esto incluye el estudio de esa ciencia de la cual la eugenesia es una distorsionada indicación exotérica. Cuando se establezca científicamente el hecho de la existencia del cuerpo etérico con sus centros de fuerza, la profecía anterior tendrá significación y sentido.


2. Con el tiempo se considerará errónea la necesidad de acrecentar la natalidad, y esto por tres razones que sería de valor estudiar:


a. Muchas almas están logrando la perfección rápidamente y se van de nuestra vida planetaria. Este proceso se intensificará durante la futura era acuariana. Debe recordarse que la puerta aún permanecerá cerrada por algún tiempo para el reino animal, y durante un largo período ninguna individualización obtendrá la culminante materialización en cuerpo físico. Cualquier individualización que pueda ocurrir, será la que se denomina en términos técnicos "individualización en el pralaya para esperar allí el llamado inevitable". Por lo tanto, no habrá la necesidad de crear formas humanas, apresurada y masivamente.


b. La situación económica hará necesaria la imposición de ciertas restricciones físicas, porque es evidente que hoy, mas allá de cierto punto, el planeta no puede sostener a Ia humanidad. Las implicaciones de esto son más fundamentales de lo que puede imaginarse. Aquí también tenemos la evidencia de la creciente comprensión de la raza en esta línea particular, comprensión que es aún mal interpretada y distorsionada y ha traído el uso sin restricciones de métodos contra la fecundación. A medida que se desarrolla la inteligencia de la raza (que se está produciendo con mucha rapidez) y se captan las Leyes del Ritmo y del Acercamiento, se verá que existen ciertas reacciones innatas que evitan la procreación y, por lo tanto, no serán necesarios los medios mecánicos. Esto es todavía extremadamente indefinido y casi imposible de comprender, pero la raza está obteniendo el control de la personalidad con toda rapidez (aunque nuestra idea de la rapidez no es la de ustedes) lo cual producirá a su vez ciertos cambios automáticos e inherentes. Este punto deben captarlo los esotéricos.


c. La gran promiscuidad de los sexos y la ley que en muchos países permite al hombre tener muchas esposas (lo que constituye un insulto a la mujer), cesará inevitablemente con el tiempo. Finalmente esto no es más que una forma legalizada de prostitución, y el hecho de que tenga el respaldo de la tradición y siglos de práctica, no altera la posición que adopto. Esta falta de reglamentación y de ritmo esencial ha traído, como consecuencia natural, que hayan nacido millones de almas que no debieron de haber nacido en esta época ni haber venido a la manifestación exotérica. Este hecho es en gran parte responsable de la mayoría de las dificultades económicas del presente y del moderno dilema planetario. La situación económica y la necesidad de mantener indebidamente esta enorme población del planeta, es la causa de la agresión y la codicia imperantes en las naciones, a través de todas las épocas, y del esfuerzo que hoy, como nunca, se está haciendo para proporcionar mejores y más adecuadas condiciones de vida. Por lo tanto, la guerra ha sido el resultado inevitable de esta ilimitada y desmedida proliferación de la especie humana. Esta falta de control sexual ha traído al mundo miles de niños que no fueron deseados, cuya presencia es sólo el resultado de relaciones sexuales accidentales e incontroladas, que de ninguna manera fueron planeadas por los padres porque no tuvieron la intención de que vinieran a adquirir experiencias las almas encarnadas, ni conscientemente les ofrecieron la oportunidad de apresurar el "nacimiento en la luz", prestando así un servicio al plan divino.


3. La ciencia de la eugenesia y de la higiene sexual, juntamente con el desarrollo de las relaciones sexuales mentalmente controladas, progresará constantemente. Mucho de lo que hoy se enseña sobre esto es y tiene móviles erróneos basados en el temor, en la conveniencia y en el deseo de mejorar los atributos raciales y alcanzar la perfección física. La adecuada forma del control científico del sexo que conduzca a esas correctas condiciones en que las almas deben encarnar, no puede ser impuesta por la ley. Los objetivos deseados podrán ser alcanzados a través de métodos educativos, y se está haciendo ya, aunque en forma rudimentaria y embrionaria; el verdadero y necesario cambio en la conciencia humana aparecerá sólo cuando la raza se someta a una ley rítmica bajo la cual funcionan, por ejemplo, las vidas animales, o la ley de las estaciones que rige las formas del reino vegetal-, transfiriéndose así el concepto total a una vuelta más alta de la espiral evolutiva. Cuando esto se consiga, se producirán ciertos cambios fundamentales -vida sexual reglamentada, vida paternal organizada y diferencias en la actitud mental racial con respecto a las relaciones sexuales y su consecuencia obligada, el nacimiento.


4. Hasta ahora, únicamente las personas religiosas piensan en los dos nacimientos inevitables y necesarios, el físico y el espiritual, y creen que la relación entre ambos es puramente simbólica y que de ningún modo debe interpretarse textualmente.

Sin embargo, existe una estrecha relación y analogía entre ellos que, a medida que transcurre el tiempo, será más clara.

No puede haber nuevo nacimiento ni creación del "cuerpo de luz" ni "manifestación de los hijos de Dios" fuera del proceso del nacimiento físico. Tampoco puede haber fusión entre los opuestos alma y personalidad , fuera de los procesos fisiológicos del sexo, y digo esto deliberadamente, porque en la relación de los sexos el elemento tiempo entra en la experiencia del alma; la comprensión de ello vendrá cuan-do la doctrina de la reencarnación se comprenda debidamente y se enseñe universalmente. De ahí que la magia sexual y las enseñanzas tántricas internas se hayan extraviado tan lamentablemente, centralizándose en el desarrollo individual y en la obtención de alguna expe-riencia que se presume impulsa el logro espiritual. La idea fundamental que rige todo lo que hasta aquí se ha dicho acerca de las relaciones sexuales, tiene dos implicaciones.

 

 


a. Proporcionar cuerpos para las almas que vienen a la encarnación, de modo que puedan llevarse a cabo ciertos desarrollos evolutivos predestinados de antemano, pudiendo así obtenerse un desarrollo espiritual que está también predestinado y es inevitable.


b. Impartir el procedimiento científico mediante el cual los cuerpos "construidos en la oscuridad" puedan gradualmente ser reemplazados por cuerpos "construidos en la luz". De esta manera se logrará la manifestación del fundamental aspecto luz del mundo y su estructura subyacente.


5. La relación sexual tiene, por consiguiente, sólo un objetivo principal: producir cuerpos físicos para las almas que vienen a la vida. La relación entre el alma y la personalidad es, en consecuencia, un aspecto superior de la expresión sexual básica del universo, y esta relación tiene la finalidad de hacer aparecer un hijo de Dios como luz en el mundo, lo que le permitirá decir, como lo hizo el Cristo, que él es "la luz del mundo" y cumplir el mandato "deja que brille la luz". De la misma manera la relación entre la humanidad y la Jerarquía está destinada a traer el esplendor de la luz grupal, y hacer surgir de esos dos grupos, o cuerpos planetarios, mediante su íntima fusión e interrelación científica, esa forma de manifestación divina denominada en Occidente el "Reino de Dios".


Quisiera pedirles que reflexionen sobre estos cinco puntos o afirmaciones, que sólo se proponen sugerir, evocar un pensamiento consciente e indicar esas ideas elementales que producirán nuevas actitudes en la responsabilidad paternal. Existen hoy en el mundo muchos hombres y mujeres que piensan, son conscientes y desean honestamente que se realice lo que he expuesto anteriormente y trabajan para esos fines. Pero millones de personas ignoran totalmente la situación, tanto en el aspecto económico como en el esotérico. Una de las tareas del educador del futuro será enseñar el significado de la Ley de Renacimiento, para efectuar así un cambio tan profundo en la actitud racial hacia la vida y el sexo, el nacimiento y la paternidad, que el ritmo sexual, la experiencia cíclica, la preparación psicológica y dirigida y el control de la construcción del cuerpo, puedan efectuarse y reemplazar los actuales métodos basados en la respuesta incontrolada al impulso, al deseo sexual y a la irreflexiva procreación. La vasta población del mundo es hoy el resultado de la respuesta animal a esos impulsos y a la promiscuidad general, que quizás sea el principal factor, hablando esotéricamente, y desde el punto de vista de la Jerarquía, de la actual angustia mundial, de las dificultades económicas y de las agresiones nacionales. Reflexionen sobre esto, porque contiene una indicación.

Resumiendo brevemente podría decir que el objetivo de la raza, a medida que vamos entrando en la nueva era, consiste en "crear en la luz mediante la actividad ordenada del cuerpo-luz".

Esto involucra comprender las diversas expresiones de la luz -la luz de la comprensión, la luz de un proceso preordenado y previamente comprendido y la luz de la experiencia. Estos aspectos más sutiles de la luz, los cuales conducen, controlan y dirigen la conciencia humana en relación con la generación racial, la perpetuación de la especie y la conciencia de la luz (ciencia que trata lo concerniente a la sustancia y a la forma, porque no debe olvidarse que luz y sustancia son sinónimos), forman parte integrante de la educación de los padres y de los adolescentes; entonces podremos esperar los ajustes y cambios que sobrevendrán, con la confianza y certeza de que todo será para bien.


Durante los próximos mil años, los móviles que conducen al matrimonio sufrirán profundos cambios, aunque el motivo básico -el amor entre dos personas- permanecerá inalterable o, mejor dicho, será mejor comprendido y desinteresado. La actitud de los padres hacia los hijos cambiará drásticamente y el punto de vista de la responsabilidad se acentuará continuamente, aunque esa responsabilidad concernirá especialmente al tiempo, la oportunidad y a la creación correcta de las formas que asumirán la almas que vienen a la vida.

 

 

Cambiará la idea de la procreación acelerada y de la creación de familias numerosas con las cuales el Estado puede alcanzar sus fines. La preparación de los adultos para los deberes de la paternidad y su entrenamiento para subvenir a las necesidades básicas del futuro hijo, cambiará acrecentadamente hacia los niveles de conciencia mentales y espirituales y no preocuparán tanto los preparativos físicos.

 

La luz que se halla en los padres, que en el futuro será vista clarividentemente por un gran número de personas, estará científicamente relacionada con la luz embrionaria del niño, y el hilo de luz que vincula al padre y al hijo (del cual el cordón umbilical ea símbolo esotérico), será construido con paciente inteligencia.

 

El niño nacerá con su cuerpo de luz ya introducido y activo en el cuerpo físico, y esto se deberá al trabajo mental inteligente de los padres.

 

Ello no ocurre hoy, excepto en el caso de egos muy avanzados, porque el cuerpo de luz es incipiente y difuso y simplemente se cierne sobre la forma física del niño, esperando una oportunidad para penetrar en ella e iluminar la conciencia.

Así se produciría una integración en la sustancia de la luz del planeta de la cual se carece en la actualidad, y la realización de esta integración será iniciada definidamente por los padres entrenados de la nueva era y facilitada, a medida que el niño crece, por la enseñanza y la influencia del educador iluminado.

 

 


Indudablemente todo esto parecerá raro, demasiado abstracto y descabellado para tener sentido. Quisiera recordarles que mucho de lo que hoy les es familiar, y que constituye una parte definida de los hechos reconocidos de la vida diaria, fueron considerados, unos cientos de años atrás, igualmente raros, incomprensibles e imposibles. Lo que en realidad sucede es una aceleración de los procesos de la manifestación de la luz, lo cual ha sido posible debido al grado de realización alcanzado por la humanidad y al acrecentado estímulo aplicado a la raza por la Jerarquía, ayudada por las fuerzas que emanan de Shamballa.

 

PUNTO DE VISTA DEL CONTROL DE LA PERSONALIDAD
Lo que podría decir aquí, sería sencillamente una repetición de lo que ya saben y he enseñado. La mayoría de los que leen mis escritos, están empapados de las ideas que he procurado impartir a la humanidad durante loa últimos años, porque fue en 1919 que empecé a escribir por primera vez, mediante la colaboración de A. A. B. En dichos escritos he procurado hacer dos cosas:


1. Enseñar la necesidad fundamental de alcanzar ciertas grandes fusiones –individual, racial y espiritual:


a. La fusión o integración de los diversos aspectos de la naturaleza del hombre, física, emocional y mental. Cuando esto se haya obtenido, tendremos la manifestación de las fuerzas elementales integradas, a las que damos el nombre de personalidad, produciéndose así la manifestación de un ser humano poderoso, autodirigido y de alta calidad.


b. La fusión de la personalidad con el alma. Esto debe realizarse consciente y deliberadamente, a fin de que las partes de un gran todo divino estén dispuestas a que la personalidad se someta a cambios y transmutaciones como resultado del contacto con el alma. Esto llevará a la manifestación del alma que mora en lo interno , la consciencia crística, el Angel Solar.


c. La fusión final de la humanidad con la Jerarquía, que traerá a la manifestación el Reino de Dios sobre la tierra. Será la consumación de las demás fusiones y también la de ciertas grandes fusiones planetarias, raciales y nacionales, incidentales y necesarias al progreso y a sus resultados inevitables.


Estas fusiones no se realizan en forma secuencial como ya se ha enumerado; hay mucha superposición y falta de equilibrio en el proceso, pero aunque pueda haber diferencias y dificultades en el extenso proceso, el fin es inevitable e inalterable. El Reino de Dios, la consumación de todo, aparecerá sobre el planeta.


2. Inculcar los métodos que produzcan calidad, no solamente cantidad, los cuales facilitarán el surgimiento de grandes características divinas que cambiarán el mundo a su debido tiempo, originando nuevas actitudes y estados de conciencia. Cuando maduren y se reconozcan estas características, aparecerá una nueva cultura y civilización que constituirá para la raza el futuro planeado y deseado.


Por lo tanto, ¿es necesario que les hable respecto al desarrollo de la personalidad y su control? ¿No es esto algo que ya han considerado y para lo cual han trabajado durante años? ¿Puedo darles algo práctico que aún no conocen y que tratan de lograr? ¿Aumentará su actual responsabilidad, repitiendo constantemente las cosas? Me parece que no. La nueva cultura surgirá y vendrá a la existencia a medida que aquellos que tienen conciencia de la luz y comprenden el objetivo del servicio puro (que inevitablemente presupone tal estado de conciencia) prosigan con la tarea asignada -una tarea autodesignada en todos los casos- de vivir y enseñar la verdad respecto a la luz, cuando se ofrece la oportunidad.

 

CAPITULO V

La Ciencia del Antakarana

Como preparación para lo que los estudiantes deben dominar, quisiera destacar ciertos puntos y clasificar la información ya dada. La Ciencia del Antakarana no es fácil de aprender, por las razones que expondré a continuación. Las razones que señale deberán ser aceptadas por los estudiantes como una hipótesis previa a todo trabajo que se trate de emprender.

 

1. La Ciencia del Antakarana está relacionada con todo el problema de la energía, pero especialmente con la energía manipulada por el individuo y las fuerzas mediante las cuales él se relaciona con otros individuos o grupos. Para mayor claridad, denominaremos:

 

 

 

a. ENERGIA: a todas las fuerzas que afluyen al individuo desde cualquier dirección y origen. A estas energías principales frecuentemente se les ha dado el nombre de "sutratma", "hilo de vida" o "cordón plateado".

 

 

 

b. FUERZA: a todas las energías que -después de la debida manipulación y concentración- el individuo o el grupo proyecta hacia cualquier dirección y con muchos y posibles móviles, algunos buenos, pero la mayoría egoístas.

 

 

 

2. La Ciencia del Antakarana, hablando técnicamente y para el propósito grupal, es especialmente la ciencia de la manifestación de la luz, que da como resultado la revelación y los cambios consiguientes. Debe recordarse que:

a. La luz es sustancial, y desde el punto de vista del espíritu es una sublimación o forma superior de sustancia material.

b. La luz es también la cualidad o la característica principal del alma en su propio reino, y del cuerpo etérico (eventualmente un reflejo del alma) en los tres mundos de la evolución humana.

c. La ciencia que estamos considerando tiene por objeto fusionar las luces inferiores con las superiores, de manera que brille una sola luz en la manifestación física, lográndose, por consiguiente, una síntesis de la luz.

 

d. Hablando técnicamente, existen dos cuerpos de luz, el cuerpo vital o etérico, y el vehículo del alma. Uno de ellos es el resultado de eones de vida, que con el tiempo se trasforma en un poderoso receptáculo de energías, reunidas por una amplia serie de contactos, aunque están condicionados por el tipo de rayo en sus tres aspectos. Existe el cuerpo etérico, y actualmente está funcionando poderosamente. El cuerpo del alma se está construyendo lentamente y es esa "casa, no hecha con las manos, eterna en los cielos" a que se refiere el Nuevo Testamento (II Co.6-1). Es interesante observar que el Antiguo Testamento se refiere al cuerpo etérico (Ecls. 12-6,9) y su construcción, y que El Nuevo Testamento trata de la construcción del cuerpo espiritual.

 

3. La Ciencia del Antakarana debe estudiarse de tres maneras:

a. Concretamente y en relación con el cuerpo etérico, que es una forma sustancial tangible y que la ciencia moderna comienza a reconocer (aunque todavía no es admitido universalmente).

b. Egoicamente y en relación con el alma y el "cuerpo de luz", con el cual el hombre espiritual debe actuar en el mundo de las almas y que --cuando se ha mezclado y fusionado con el cuerpo etérico-- produce la manifestación de la divinidad sobre la tierra,en mayor o menor medida de acuerdo a la amplitud de la fusión y al reconocimiento consciente que tenga el individuo de la fusión lograda.

c. Abstractamente y en relación con el conocimiento-sabiduría, dos palabras utilizadas en relación con la fuerza y la energía, y su utilización por el individuo en su medio ambiente y en sus contactos. Reflexionen sobre estas palabras. Se darán cuenta cuán necesario es que exista la capacidad de pensar en forma abstracta, antes de poder comprenderse las verdaderas implicaciones de esta nueva ciencia.

4. La Ciencia del Antakarana se refiere al problema de la continuidad de la conciencia y al problema de la vida y de la muerte. Traten de comprender claramente estos temas porque son fundamentales e importantes.

5. La Ciencia del Antakarana trata del triple hilo que conecta:

a. La mónada con el alma y con la personalidad, uniendo los tres vehículos periódicos y unificando los siete principios.

b. La triple personalidad con su medio ambiente en los tres mundos del esfuerzo humano y, luego, con los otros dos mundos de expresión superhumana (totalizando así cinco mundos).

c. El hombre, conscientemente creador, con el mundo de las ideas con las cuales debe entrar en contacto y expresarlas por medio del trabajo creador, construyendo así el puente de luz entre:

1. El mundo de las almas y el mundo de los fenómenos.

2. El reino de la belleza subjetiva y la realidad, y el mundo externo tangible de la naturaleza.

3. El y los demás seres.

4. Un grupo y otro.

5. Más tarde cuando el Plan divino ha llegado a ser una realidad para el hombre, entre el cuarto reino (el humano) y el quinto reino (el Reino de Dios).

6. Finalmente entre la humanidad y la Jerarquía.

6. La Ciencia del Antakarana es la ciencia del triple hilo que existe desde el principio mismo de los tiempos y une al hombre, como individuo, a su origen monádico. El reconocimiento de este hilo y su empleo consciente como Sendero y como medio de hacer contactos cada vez más amplios, llega relativamente tarde en el proceso evolutivo. La meta de todos los aspirantes y discípulos es Ilegar a percibir esta corriente de energía con sus variadas diversificaciones y a emplear conscientemente estas energías de dos maneras: en el autodesarrollo, internamente, y en servicio al plan para la humanidad.

7. La Ciencia del Antakarana enseña ciertas verdades fundamentales acerca de este hilo, algunas de las cuales pueden enumerarse de la manera siguiente:

a. El hilo de la vida viene directamente de la mónada o el Uno. Este hilo está introducido en el corazón durante la vida. Allí reside el asiento de la vida.

b. El hilo de la conciencia viene directamente del alma. Está introducido en la cabeza. Allí está el asiento de la conciencia

c. El hilo de la actividad creadora lo inicia y construye el ser humano. Está introducido en la garganta, si ha sido eficientemente construido. Este hilo es la prolongación o síntesis, de los dos hilos básicos anteriores. El mismo hilo creador es triple. El hombre lo va construyendo lentamente a través de las épocas. A medida que el hombre cobra verdaderamente vida, desde el punto de vista de la percepción inteligente y del deseo de expresarse plenamente, el proceso se acelera prácticamente. Estos tres hilos menores autocreados, que constituyen el tercer hilo del antakarana, se extienden con el tiempo, desde:

1. El cuerpo físico al etérico, pasando del corazón al bazo y de allí al cuerpo del prana, o cuerpo vital o etérico, al que se une la fuerza que procede de los pétalos egoicos de la voluntad.

2. El cuerpo etérico al astral. Este hilo pasa del plexo solar al corazón y de allí al cuerpo astral, extrayendo la energía del hilo ya mencionado, el cual se une a la fuerza que procede de los pétalos del amor.

3. El cuerpo astral al vehículo mental. Este hilo pasa del centro ajna al centro de la cabeza y de ahí al cuerpo mental y, extrayendo la energía de los otros dos hilos mencionados, se une a la fuerza que procede de los pétalos del conocimiento.

 

 

Aunque estas tres energías se entretejen finalmente en un solo hilo, permanecen, no obstante, diferenciadas. Debería tenerse en cuenta que el cuerpo del alma se halla construido de luz blanca pura, mientras que la luz con que está hecho el cuerpo etérico es dorada..

 

8. La Ciencia del Antakarana se refiere, por lo tanto, a todo el sistema de energía entrante, con los procesos de su utilización, trasformación y fusión. Trata también de las energías salientes y su relación con el medio ambiente, constituyendo la base de la ciencia de los centros de fuerza. Las energías entrantes y salientes constituyen finalmente dos grandes centrales de energía, caracterizada una por el poder, la otra por el amor, y todas están dirigidas hacia la iluminación del individuo y de la humanidad, considerada como un todo, por intermedio de la Jerarquía compuesta de individuos. Ésta es, básicamente, la Ciencia del Sendero.

 

El antakarana es por lo tanto el hilo de la conciencia y de la inteligencia, y el agente que responde a todas las reacciones sensoriales. Un punto interesante que debe recordarse y debemos destacar ahora, es que este hilo de la conciencia está elaborado por el alma y no por la mónada. El Alma Mundial derrama su hilo sutil de conciencia sensible en todas las formas, en todas las células del cuerpo y en todos los átomos. El alma humana, el ángel Solar, repite el proceso respecto a su sombra y su reflejo, la personalidad. Esto es parte del trabajo creador del alma. Pero, a su vez, el ser humano deberá también hacerse creador en el sentido mental del término y repetir el proceso, porque en todos sus puntos el microcosmos se asemeja al macrocosmos. En consecuencia, por medio del hilo de la vida, el alma crea y reproduce una personalidad por cuyo intermedio podrá actuar. Más tarde, mediante la construcción del antakarana, el alma desarrolla ante todo la sensibilidad en el plano físico, y luego salva el abismo entre los tres aspectos mentales -por medio de la meditación y el servicio. Así completa la creación del sendero de retorno al Centro, que debe ser paralelo al sendero de salida.

 

Con esto ha terminado mi presentación preliminar de los fundamentos que predominarán en los sistemas de educación de la era futura. Fue necesario que todos ustedes -además de todos aquellos que estudiarán más adelante estas instrucciones referentes a la nueva educación- tuvieran alguna comprensión de las implicaciones fundamentales y tendencias básicas del pasado, y también algunas ideas, aunque imprecisas, respecto de qué direc-ción podrían venir los cambios fundamentales. Por lo tanto, pueden empezar a trabajar con inteligencia y sin pérdida de tiempo.

Lo que resta ahora es procurar que la enseñanza que he dado sea aplicada en forma práctica. Hoy la Nueva Educación debe ocupar el lugar de la antigua, que ha sido tan errónea, al punto de no haber podido evitar el holocausto universal que caracterizó a los años del período 1914 a 1946. Esta debe ser reemplazada. La siguiente etapa de la evolución humana surgirá como consecuencia de la acción purificadora de la guerra mundial. Hay pasos que la humanidad debe inevitablemente dar, y solo un nuevo tipo de educación y una actitud diferente en los procesos educativos (impuestos a los jóvenes de todas las naciones) hará que la humanidad pueda darlos.

Es inminente un nuevo ciclo de experiencias, de desarrollos psicológicos y de nuevos procedimientos educativos. Lo que he dicho aquí y en otros escritos, respecto a las Ciencias de la Meditación, del Servicio y del Antakarana, da método, modalidad, modo, promesa y finalidad a todo ello.


EL TIBETANO

 

 

SINOPSIS

El siguiente cuadro sinóptico, dividido en tres secciones, está destinado a dar al estudiante una captación comprensiva de las ideas sobre las cuales se basa la enseñanza de la Nueva Educación. No es un índice, sino que da una visión sobre la naturaleza de los resultados que podrán obtenerse. La Sección Una, desarrollada en este libro, sienta las bases para la Sección Dos que aparece en la obra Tratado Sobre los Siete Rayos, Tomo V, que es parte de una enseñanza más avanzada. La Sección Tres completa la tesis agregando la Ciencia del Servicio, meta de toda esta empresa.

LA EDUCACIÓN EN LA NUEVA ERA

Sección Una: Los Objetivos de la Futura Educación.

I. Desarrollo Cultural de la Raza.

II. Próximo Paso en el Desarrollo Mental de la Raza

A. Presente período de transición.

B. La Era Acuariana.

III. La cultura del Individuo, con el fin de que se convierta en:

A. Un ciudadano inteligente en los dos mundos.

B. Un padre inteligente.

C. Una personalidad controlada y dirigida.

 

Sección Dos: EL Antakarana.

I. La Naturaleza del Antakarana.

A. El puente entre los tres aspectos de la mente:

1. La mente concreta inferior, el sentido común receptivo.
2. La mente individualizada o el alma, el Ego espiritual.
3. La mente abstracta superior, o el agente de la intuición.El agente del alineamiento entre:

B. El agente del alineamiento entre:

1. La mente y el cerebro, o el hombre en los tres mundos.
2. La personalidad y el alma.

 


II. La Técnica de la Construcción del Antakarana.

A. Su construcción hasta la época actual.

B. La tarea inmediata que tenemos por delante.

C. Los métodos de los siete rayos empleados en este proceso constructivo.

III. El Antakarana y la Nueva Educación.

A. Los resultados prácticos de la nueva técnica serán:
1. Inducir a la plenitud, o la capacidad de ver la vida en su totalidad.
2. Fomentar el sentido de la síntesis y, por lo tanto, el espíritu grupal.
3. Desarrollar la intuición y la capacidad de establecer contacto con el mundo de las ideas.
4. Entrenar la voluntad, especialmente, la voluntad al bien.

B. Los resultados místicos serán :
1. El desarrollo del sentido místico y la comprensión mística de la dualidad.
2. El reconocimiento de un nuevo objetivo que consiste en:
a. Integrar la personalidad.
b. Obtener la visión del alma o yo central.

C. Los resultados ocultos serán:
1. El logro de la unificación o de la identificación de la personalidad con el yo central, el alma.
2. El entrenamiento de la mente se convertirá entonces en un intermediario entre el alma y la personalidad.

 

Sección Tres: Las Tres Ciencias Principales de la Era de Acuario

I. La Ciencia del Antakarana.
A. La comprensión mística de la dualidad.
1. El problema de la personalidad integrada
2. La visión del alma, el yo central.
3. El problema del místico.

B. La identificación oculta o unificación.
1. La integración del alma y la personalidad.
2. La mente como intermediaria.
3. El problema del equilibrio o la estabilidad.


C. Aplicación de estos conceptos a la necesidad inmediata de la educación.

II. La Ciencia de la Meditación.
A. La meditación como técnica de la educación
1. El correcto control de la mente.
2. Las dos funciones de la mente.
3. La mente a medida que construye el antakarana.

B. La meditación en el mundo de las ideas.
1. El poder de intuir.
2. La sensibilidad y respuesta a las impresiones superiores.
3. La función y difusión de las ideas.

C. El desarrollo de la continuidad de conciencia.
1. La continuidad de la personalidad.
2. La continuidad y la inmortalidad.
3. La continuidad y la iniciación.

 

III. La Ciencia del Servicio.
A. El servicio como resultado del contacto con el alma.
B. El servicio como colaboración con el plan.
C. El servicio como técnica de desarrollo grupal.
D. El desarrollo del sentido del servicio en el futuro.
E. La aplicación del concepto de servicio a nuestros planes modernos de educación.

 

 

 


ENLACES A OTRAS PÁGINAS




REVISTA NIVEL 2 NÚMERO 20 NOVIEMBRE DE 2019